Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Publicado 21 de julio de 2021

La educación en tiempos de COVID ¿Cómo el estrés afecta el aprendizaje?

La pandemia de COVID-19 ha alterado de manera profunda la dinámica educativa y los estados emocionales de los estudiantes y, en consecuencia, su aprendizaje y bienestar. Para hacer frente a esta situación, se deben hacer esfuerzos para reducir el estrés, la ansiedad y los sentimientos de soledad y aislamiento de los estudiantes.

Autor

David Bueno

Catedrático de Neuroeducación UB-EDU1ST Sección de Genética Biomédica, Evolutiva y del Desarrollo, Facultad de Biología, Universidad de Barcelona. Barcelona, ​​España

En la mayoría de las sociedades, las personas al saludarse suelen mostrar interés en el bienestar de la otra persona. En inglés, por ejemplo, ¿es bastante común preguntar “How are you?” así como en español decimos” ¿Cómo estás?”.  Se encuentran expresiones similares en casi todos los idiomas. Cómo se están sintiendo las personas, es decir, su estado emocional, se correlaciona con su estado de ánimo. Y su estado de ánimo es fundamental para todas las relaciones humanas, así como para el aprendizaje.

La pandemia de COVID-19 ha tenido un impacto profundo y ha alterado la dinámica educativa en casi todas las escuelas del mundo. Al mismo tiempo se ha convertido en una prueba de estrés para los sistemas y políticas educativas, así como para los estudiantes y docentes, afectando sus estados emocionales. Las consecuencias académicas de estos cambios pueden variar de manera significativa en función de las respuestas de las administraciones educativas y según los ingresos de cada familia, afectando más a las familias con ingresos bajos y clases medias-bajas1. Según el Policy Brief titulado “Educación bajo COVID-19 y más allá” publicado en agosto de 2020 por las Naciones Unidas1, la pandemia de COVID-19 ha afectado a casi 1.600 millones de estudiantes en todos los rincones del mundo. Los cierres de escuelas y otros espacios de aprendizaje han afectado al 94% de la población estudiantil mundial y hasta el 99% en los países de ingresos bajos y medianos bajos. Según este informe de la ONU1, las pérdidas de aprendizaje amenazan con extenderse y podrían llegar a afectar mucho más que esta generación. La pandemia del COVID-19 podría borrar décadas de progreso sobre todo en el acceso a la educación de las niñas y la retención de ellas en la escolaridad, exacerbando las disparidades educativas, económicas y sociales preexistentes.

El cierre de instituciones educativas también puede obstaculizar la prestación de servicios esenciales a los niños, servicios que incluyen, por ejemplo, comidas nutritivas. También puede afectar la capacidad de poder trabajar para muchos padres y aumenta los riesgos de violencia intrafamiliar, principalmente contra mujeres y niñas. Tales consecuencias de la pandemia de COVID-19 representan una gran amenaza no solo para los niños, adolescentes y adultos jóvenes, sino también para lo que se cree que es la esencia de la educación: “La educación no es solo un derecho humano fundamental. Es un derecho habilitante que afecta de manera directa la realización de todos los demás derechos humanos. Es un bien común mundial y un impulsor principal del progreso. La educación, parte intrínseca de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible2,3 , es la piedra angular, el fundamento de sociedades pacíficas justas, equitativas e inclusivas. Cuando los sistemas educativos colapsan, la paz, las sociedades prósperas y productivas no pueden sostenerse ”1.

La Emocionalidad

Las medidas tomadas por la mayoría de los gobiernos para manejar la pandemia de COVID-19, cómo, por ejemplo, acciones como las cuarentenas, el confinamiento en el hogar y la educación en línea, pueden afectar la estabilidad emocional de los estudiantes, que está estrechamente relacionada con el aprendizaje, la capacidad de afrontar y sobrellevar situaciones y el bienestar de manera eficiente4. Un cuestionario simple, desarrollado originalmente para los adolescentes, puede ayudar a revelar el estado emocional de un individuoy puede ser útil en muchas situaciones para comprender cómo se está sintiendo la persona.

  1.  Cuando estoy de mal humor, puedo pensar en algo feliz.
  2.  Las críticas de los demás me entristecen por mucho tiempo.
  3.  No importa las dificultades a las que me enfrente, puedo mantenerme de buen humor.
  4. El mundo exterior no altera mi estado de ánimo fácilmente.
  5. Las cosas tristes me hacen sentir mal durante mucho tiempo.
  6. Puedo resolver y cambiar mis emociones negativas rápidamente.
  7. Los eventos desagradables que ocurren durante el día a menudo me   mantienen despierto por la noche.
  8. Frente al estrés o la frustración, puedo encontrar mi propio consuelo.
  9. No importa lo mal que me sienta, siempre puedo ver el lado positivo.
  10. Me siento mal cuando la gente no me entiende.
  11. Para mí es difícil calmarme después de una discusión.

Varios estudios han demostrado que la cuarentena y el confinamiento en el hogar pueden afectar la emocionalidad aumentando el aislamiento y los sentimientos de soledad, el estrés y la ansiedad6-8.

Los Efectos del aislamiento en la morfología, la bioquímica y el aprendizaje del cerebro

Varios estudios han demostrado que entre el 16% y el 25% de las personas han experimentado sentimientos de aislamiento extremo durante las cuarentenas de COVID-196,7. Estos sentimientos también afectan a los niños y adolescentes debido al prolongado aislamiento físico de sus compañeros, maestros, familias extendidas y redes comunitarias. Aunque el aislamiento social en sí no sea necesariamente un indicio de la soledad, más de un tercio de los adolescentes en algunos países han reportado altos niveles de soledad y casi la mitad (50%) de los jóvenes de 18 a 24 años reportan haberse sentido solos durante los encierros de COVID10.

Varios cambios en la función cerebral que ocurren durante un aislamiento prolongado pueden afectar las habilidades básicas de aprendizaje. En un estudio realizado en una expedición a la Antártida en la que nueve personas vivieron aisladas durante 14 meses11, los escáneres cerebrales de resonancia magnética (MRI) revelaron una reducción de tamaño en varias áreas del hipocampo que pueden afectar la formación y consolidación de la memoria a largo plazo, como así como una disminución de la materia gris en la corteza prefrontal dorsolateral derecha y la corteza orbitofrontal izquierdaque puede afectar la memoria de trabajo, los procesos de toma de decisiones, la integración sensorial, el valor afectivo de los reforzadores, la expectativa y la regulación de las emociones. A nivel molecular, también se detectó una reducción en las concentraciones séricas del factor neurotrófico derivado del cerebro (FNDC)11. Considerando que el FNDC favorece la formación de nuevas sinapsis y neuronas, y que se necesitan nuevas sinapsis para la adquisición y consolidación de nuevos conocimientos, esta reducción puede afectar el aprendizaje y la conducta. Resulta interesante señalar que los niveles de FNDC no habían vuelto a la normalidad hasta un mes y medio después de que terminó el aislamiento.

Si bien el estudio anterior no se realizó en el contexto de las cuarentenas de COVID-19, sus hallazgos permiten plantear hipótesis sobre los efectos de sentimientos prolongados de aislamiento, aunque las diferencias entre las severas condiciones de la expedición antártica y la situación actual son profundas.

El Estrés

Otro efecto reportado del brote de COVID-19 y la cuarentena es el aumento del estrés y la ansiedad12, que puede afectar hasta el 70% de los estudiantes8. El estrés es un estado de tensión mental o emocional resultante de circunstancias adversas o exigentes13,14. Las principales causas de estrés y ansiedad entre los estudiantes durante la pandemia de COVID-19 son el aislamiento social y la soledad, tema que acabamos de abordar, así como las incertidumbres sobre la enseñanza (entorno de aula tradicional versus en línea), los períodos de vacaciones y los exámenes electrónicos, la falta de apoyo técnico y otros efectos sobre la dinámica familiar. Sin embargo, no todos los estudiantes experimentan los mismos niveles de estrés y ansiedad. El alcance puede depender de la vulnerabilidad psicológica previa, las condiciones ambientales específicas, las creencias generales sobre la pandemia y la eficacia de la educación en línea, la convivencia doméstica, las condiciones de vida, el acceso a Internet y la tecnología digital y otras condiciones sociales, culturales y económicas preexistentes.15,16.

La respuesta al estrés es muy compleja, con numerosos mediadores involucrados. En resumen, dos sistemas de estrés principales parecen ser críticos para la modulación de los procesos de aprendizaje y memoria. Estos son el sistema nervioso autónomo rápido y el eje hipotálamo-pituitario-suprarrenal que es más lento17 (ver Figura 1). A los pocos segundos de un estímulo estresante, el sistema nervioso autónomo se activa, lo que lleva a la liberación de neurotransmisores de catecolaminas como la noradrenalina, tanto de la médula suprarrenal como del locus coeruleus en el cerebro. Las catecolaminas preparan al cuerpo para respuestas de “lucha o huida” y afectan rápidamente el funcionamiento neuronal en varias regiones del cerebro críticas para el aprendizaje y la memoria, como el hipocampo, la amígdala y la corteza prefrontal. Un segundo sistema, el eje hipotálamo-pituitario-adrenal, también se activa en respuesta al estrés unos 10 segundos más tarde que el sistema nervioso autónomo, lo que resulta en la liberación de corticosteroides como el cortisol de la corteza suprarrenal. El cortisol puede mejorar o deteriorar la función de la memoria, dependiendo en gran medida del tiempo transcurrido entre el evento estresante y el proceso de la memoria. En este sentido, se sabe que la liberación moderada de corticosteroides puede mejorar la consolidación de la memoria cuando se acerca el momento del evento, pero a la inversa, pueden afectar la consolidación de la memoria si se liberan un tiempo antes o después del evento. Curiosamente, otro grupo de corticosteroides conocido como glucocorticoides puede inducir atrofia del hipocampo, especialmente cuando las condiciones de estrés crónico se vuelven agudas, lo que deteriora el almacenamiento de la memoria a largo plazo. Además, el impacto fisiológico del estrés crónico repetido o prolongado, llamado carga alostática, puede causar agotamiento y crisis nerviosa18.

Los Efectos del Estrés

Varios estudios sobre los efectos probables del estrés durante la pandemia de COVID-19 en diferentes poblaciones de todo el mundo, por ejemplo, 5,12,15,16,19-34 han demostrado que, debido a la falta del apoyo de familiares, amigos y otras personas, el estrés tóxico y el estrés moderado pueden causar un aumento en lo siguiente:

  • La Ansiedad, es decir, un sentimiento de preocupación, nerviosismo o malestar por algo con un resultado incierto, que parece ser más pronunciado en las mujeres que en los hombres.
  • La Depresión, es decir, los sentimientos de tristeza o pérdida de interés en las actividades que antes disfrutaba. Los síntomas pueden variar de leves a graves y pueden incluir sentirse triste o tener un estado de ánimo deprimido, pérdida de interés o placer en las actividades que antes disfrutaba, cambios en el apetito, dificultad para dormir o dormir demasiado, pérdida de energía o aumento de la fatiga, aumento de la actividad física sin propósito. actividad (p. ej., la incapacidad de quedarse quieto, caminar de un lado a otro, retorcerse las manos), sentirse inútil o culpable, dificultad para pensar, concentrarse o tomar decisiones y pensamientos de muerte o suicidio.
  • La Ira, es decir, un fuerte sentimiento de molestia, disgusto u hostilidad que puede causar comportamientos agresivos y violentos.
  • El Consumo de Drogas (p. Ej., Alcohol, marihuana) y otras sustancias activantes que provocan angustia o  agitación(p. Ej. la cafeína, bebidas energéticas, alimentos azucarados) en los adolescentes y adultos jóvenes.

Al mismo tiempo el estrés también puede causar una disminución en lo siguiente:

  • La Regulación Emocional, es decir, la capacidad de un individuo para modular una emoción o un conjunto de emociones, que se ha correlacionado con un aumento de la ira y el miedo, y una disminución en el despliegue intencional, reevaluación cognitiva y modulación de la respuesta.
  • La Resiliencia Emocional, es decir, la capacidad de adaptarse a situaciones estresantes y hacer frente a los altibajos de la vida, que se ha correlacionado con una disminución en las habilidades de gestión del aprendizaje y la capacidad de afrontamiento.
  • El Bienestar Psicológico, es decir, los niveles inter e intraindividuales de funcionamiento positivo que pueden incluir la relación de uno con los demás y las actitudes de auto-referencia, incluido el sentido que uno tiene de dominio y crecimiento personal, que están correlacionados con mayores riesgos de fracaso académico.
  • La Autoeficacia, es decir, la creencia que una persona tiene su capacidad para ejercer control sobre su propio funcionamiento y sobre los eventos que afectan su vida, y que ha sido correlacionado con mayores riesgos de fracaso académico.

¿Qué pasa con los profesores y educadores?

Los docentes y educadores pueden verse afectados de la misma manera. Por lo tanto es necesario capacitar a los docentes para que puedan manejar mejor el estrés y prevenir el agotamiento, y para que mejoren su competencia tecnológica, su regulación emocional y puedan desarrollar resiliencia 35,36, no sólo para su propio beneficio sino también para el de sus estudiantes.

Conclusiones

Todos estos procesos relacionados que pueden ser desencadenados por medidas tomadas en respuesta a la pandemia de COVID-19, como la cuarentena, el confinamiento domiciliario y la educación en línea, influyen en los procesos cognitivos involucrados en el aprendizaje, desde la motivación hasta el procesamiento de la información, el establecimiento de vínculos significativos entre contenidos y conocimientos previos, y el uso de lo aprendido en pruebas y exámenes. En otras palabras, estas medidas afectan la emocionalidad. Para hacer frente a esta situación, los esfuerzos deben dirigirse a disminuir el estrés y la ansiedad de los estudiantes y reducir sus sentimientos de soledad y aislamiento. Entonces, la pregunta casual “¿Cómo estás?” adquiere aún más importancia que de costumbre.

Este artículo fue publicado originalmente en IBE Science of Learning Portal de la UNESCO

Referencias:

  1. Naciones Unidas. (2020). Resumen de políticas: Educación durante COVID-19 y más allá. https://www.un.org/development/desa/dspd/wp-content/uploads/sites/22/2020/08/sg_policy_brief_covid-19_and_education_august_2020.pdf
  2. Naciones Unidas. (2015). Transformar nuestro mundo: la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. https://sustainabledevelopment.un.org/post2015/transformingourworld (consultado el 19 de diciembre de 2020).
  3. UNESCO. (2015). Educación 2030: Declaración y Marco de Acción de Incheon para la implementación del Objetivo de Desarrollo Sostenible 4: Garantizar una educación de calidad inclusiva y equitativa y promover oportunidades de aprendizaje permanente para todos. https://unesdoc.unesco.org/ark:/48223/pf0000245656. (Consultado el 19 de diciembre de 2020).
  4. Immordino-Yang, MH, Darling-Hammond, L. y Krone, CR (2019). Nutrir la naturaleza: cómo el desarrollo del cerebro es intrínsecamente social y emocional, y qué significa esto para la educación. Educ. Psychol. 54 (3): 185-204.
  5. Zhang, Q., Zhou, L. y Xia, J. (2020). Impacto de COVID-19 en la resiliencia emocional y la gestión del aprendizaje de los estudiantes de secundaria. Medicina. Sci. Monit. 26: e924994.
  6. Smith, B. y Lim, M. (2020). Cómo la pandemia de COVID-19 está centrando la atención en la soledad y el aislamiento social. Curación pública. Res. Pr. 30, 3022008
  7. Brooks, SK, Webster, RK, Smith, LE, Woodland, L., Wessely, S., Greenberg, N. y Rubin, GJ (2020). El impacto psicológico de la cuarentena y cómo reducirlo: Revisión rápida de la evidencia. Lancet 395 (10227): 912-920.
  8. Hijo, C., Hegde, S., Smith, A., Wang, X. y Sasangohar, F. (2020). Efectos de COVID-19 en la salud mental de estudiantes universitarios en los Estados Unidos: estudio de encuesta de entrevista. J. Med. Internet. Res. 22 (9): e21279.
  9. Estudio Oxford ARC. (2020). Lograr resiliencia durante el informe semanal 2 de COVID-19. Disponible en: http://mentalhealthresearchmatters.org.uk/achieving-resilience-during-covid-19-psycho-social-risk-protective-factors-amidst-a-pandemic-in -adolescentes /. (Consultado el 23 de diciembre de 2020).
  10. Fundación Salud Mental. (2020). Soledad durante el coronavirus. Disponible en: https://www.mentalhealth.org.uk/coronavirus/loneliness-during-coronavirus. (Consultado el 23 de diciembre de 2020).
  11. Stahn, AC, Gunga, HC, Kohlberg, E., Gallinat, J., Dinges, DF y Kühn, S. (2019). Cambios cerebrales en respuesta a largas expediciones antárticas. N. Engl. J. Med. 381 (23): 2273-2275.
  12. Singh S., Roy MD, Sinha CPTMK, Parveen CPTMS, Sharma CPTG y Joshi CPTG (2020). Impacto de COVID-19 y bloqueo en la salud mental de niños y adolescentes: una revisión narrativa con recomendaciones. Psiquiatría Res. 20: 113429.
  13. McEwan, BS (2016). En busca de la resiliencia: estrés, epigenética y plasticidad cerebral. Ana. NY Acad. Sci. 1373: 56–64.
  14. Lazarus, RS y Folkman, S. (1984). Estrés, valoración y afrontamiento. Nueva York: Springer-Verlag.
  15. Judge, L. y Rahman, F. (2020). Vida encerrado: calidad de la vivienda a través de las generaciones. Westminster: Resolution Foundation, Corp Creator.
  16. Majumdar, P., Biswas, A. y Sahu, S. (2020). Pandemia y bloqueo de COVID-19: causa de interrupción del sueño, depresión, dolor somático y mayor exposición a la pantalla de trabajadores de oficina y estudiantes de la India. Chronobiol. En t. 20 1–10.
  17. Banich, MT y Compton, RJ (2018). Neurociencia cognitiva. Cambridge: Cambridge University Press.
  18. Ogden, J. (2004). Psicología de la salud: un libro de texto (3ª ed.). Prensa universitaria abierta – Educación McGraw-Hill.
  19. Fernández Cruz, M., Álvarez Rodríguez, J., Ávalos Ruiz, I., Cuevas López, M., de Barros Camargo, C., Díaz Rosas, F., González Castellón, E., González González, D., Hernández Fernández, A., Ibáñez Cubillas, P., y Lizarte Simón, EJ (2020). Evaluación de la regulación emocional y cognitiva de jóvenes en situación de encierro por la Pandemia COVID-19. Parte delantera. Psychol. 11: 565503.
  20. Fernández CM (2015). Formación y Desarrollo de Profesionales de la Educación: Un Enfoque Profundo. Blue Mounds, WI: Deep University Press.
  21. Gross JJ (2015). Regulación de las emociones: estado actual y perspectiva de futuro. Psychol. Inq. 26: 1–26.
  22. McRae K. (2016). Regulación cognitiva de las emociones: una revisión de la teoría y los hallazgos científicos. Curr. Opin. Behav. Sci. 10: 119-124.
  23. Stikkelbroek Y., Bodden DH, Kleinjan M., Reijnders M. y van Baar AL (2016). Depresión adolescente y acontecimientos vitales negativos, el papel mediador de la regulación cognitiva de las emociones. PLoS One 11: 1062.
  24. Wang, C. y Zhao, H. (2020). El impacto de COVID-19 sobre la ansiedad en estudiantes universitarios chinos. Parte delantera. Psychol. 11: 1 168.
  25. Alemany-Arrebola, I., Rojas-Ruiz, G., Granda-Vera, J. y Mingorance-Estrada, Á. C. (2020). Influencia de COVID-19 en la percepción de autoeficacia académica, ansiedad de estado y ansiedad de rasgo en estudiantes universitarios. Parte delantera. Psychol. 11: 570017.
  26. Huarcaya-Victoria J. (2020). Consideraciones de salud mental sobre la pandemia de COVID-19. Rev. Perú. Medicina. Exp. Salud Pública 37: 327–334.
  27. Asmundson, GJ, Taylor, S. (2020). Coronaphobia: Miedo y el brote de 2019-nCoV. J. Trastorno de ansiedad. 70: 102-196.
  28. Ozamiz N., Dosil M., Picaza N. e Idoiaga N. (2020). Niveles de estrés, ansiedad y depresión en la etapa inicial del brote de COVID-19 en una muestra de población del norte de España. Canalla. Saúde Públ. 36: e00054020.
  29. Shigemura, J., Ursano, RJ, Morganstein, JC, Kurosawa, M. y Benedek DM (2020). Respuestas públicas al nuevo coronavirus de 2019 (2019-nCoV) en Japón: consecuencias para la salud mental y poblaciones objetivo. Psicoanalizar. Clin. Neurosci. 74: 281-282.
  30. Torales J., O’Higgins M., Castaldelli-Maia JM, Ventriglio A. (2020). El brote de coronavirus COVID-19 y su impacto en la salud mental global. En t. J. Soc. Psicoanalizar. 66 (4): 317–320.
  31. Valiente C., Vázquez C., Peinado V., Contreras A., Trucharte A. (2020). Estudio nacional representativo de las respuestas de los ciudadanos de España ante la crisis del COVID-19: respuestas psicológicas. Disponible en línea en: https://n9.cl/pi7n. Consultado el 29 de noviembre de 2020.
  32. Wang C., Pan R., Wan X., Tan Y., Xu L. (2020). Respuestas psicológicas inmediatas y factores asociados durante la etapa inicial de la epidemia de la enfermedad por coronavirus de 2019 (COVID-19) entre la población general de China. En t. J. Environ. Res. Publ. Salud 17: 17-29.
  33. Elsalem, L., Al-Azzam, N., Jum’ah, AA, Obeidat, N., Sindiani, AM, Kheirallah, KA (2020). Estrés y cambios de comportamiento con exámenes electrónicos remotos durante la pandemia de Covid-19: un estudio transversal entre estudiantes universitarios de ciencias médicas. Ana. Medicina. Surg. (Lond). 60: 271-279.
  34. Sundarasen, S., Chinna, K., Kamaludin, K., Nurunnabi, M., Baloch, GM, Khoshaim, HB, Hossain, SFA, Sukayt, A. (2020). Impacto psicológico de COVID-19 y encierro entre estudiantes universitarios en Malasia: implicaciones y recomendaciones de políticas. En t. J. Environ. Res. Salud pública. 17 (17): 6206.
  35. Pozo-Rico, T., Gilar-Corbí, R., Izquierdo, A., Castejón, JL (2020). La formación del profesorado puede marcar la diferencia: herramientas para superar el impacto del COVID-19 en las escuelas primarias. Un estudio experimental. En t. J. Environ. Res. Salud pública. 17 (22): 8633.
  36. Klapproth, F., Federkeil, L., Heinschke, F., Jungmann, T. (2020). Las experiencias de los profesores sobre el estrés y sus estrategias de afrontamiento durante la enseñanza a distancia inducida por COVID-19. J. Pedagog. Res. Publicación avanzada en línea.

Otros Artículos

El espíritu del Caribe

Consentir el cuerpo a través de los sonidos y sus frecuencias

Por una mejor calidad de vida de nuestros niños, niñas y adolescentes

Otras Noticias

Encuentro Internacional de Bibliotecarios. “Pensar el rol de las adquisiciones, los servicios y los públicos”

Las Cajas de Compensación que participan en el Sistema de Salud hacen un llamado a resolver los problemas estructurales que ponen en riesgo la vida de millones de pacientes y usuarios

Tengo un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *