Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Publicado 4 de octubre de 2022

AYMÉE NUVIOLA LA SONERA DEL MUNDO QUE REVITALIZA LOS RITMOS CARIBEÑOS

Con sus notas de alegría y felicidad, la cantante cubana Aymée Nuviola abrió las puertas de su intimidad para contar de dónde vienen sus raíces, composiciones y mezclas musicales. Su mixtura de ritmos la han llevado a la cúspide y le ha permitido recibir innumerables premios y reconocimientos. Semblanza de la carrera de una artista que representa la esencia del caribe, sus melodías y enaltece la migración.

Asocajas: La mixtura musical que ha logrado durante su carrera, en la que no hay género que usted no haya cantado, y la interpretación que realizó en una novela de Celia Cruz, la han llevado a ser conocida como la Sonera del Mundo. ¿Qué significa este reconocimiento?

Aymée Nuviola: La Sonera del Mundo creo que es algo que se interpreta diferente según

la región o parte del planeta. Para los que conocen del género del Son Cubano saben que se refiere al hecho de poder improvisar con texto y música alrededor de un tema (pie forzado) o un coro; y además tener el sabor, el ritmo y la clave que amerita para interpretar este género. Pero para los que no están familiarizados con esto, pues hay que explicarles de qué se trata.

 

Para mí es un gran honor y trato de representarlo dignamente. Durante mi larga carrera he interpretado diferentes géneros, ritmos y estilos musicales, pero no todos. ¡Ojalá pudiera hacerlos todos! Pero entiendo el por qué de tu pregunta. Tú has escuchado cómo he logrado fusionar muchos elementos de varios géneros, encontrando una célula armónica y rítmica interesante, con sentido y, sobre todo, con el respeto que merece cada género. Amo la música en general y me gusta atreverme a proponer fusiones, pero

siempre respetando los orígenes.

 

Interpretar a la artista Latina más grande que parió el siglo XX, Celia Cruz, en la serie que lleva su nombre, fue uno de los retos más grandes de toda mi carrera y uno de los más difíciles. Mucha preparación, entrega e investigación de la vida de nuestra Guarachera para lograr un verdadero acercamiento al personaje de manera orgánica y creíble. Qué gran bendición haber sido seleccionada para este gran rol televisivo y haber tenido el privilegio de rodar esta serie en Colombia, el país que más conoce de Celia y, sin duda alguna, que más conoce de música cubana.

 

A: ¿Es la música la primera beneficiada de los fenómenos migratorios y aporte invaluable a la cultura de los territorios diversos?

 

AN: Creo que toda manifestación artística se nutre, entre otras cosas, de la sociedad y sus costumbres, culturas y etnias. Cuando cambias de entorno al emigrar de alguna manera, empiezas a absorber e incorporar nuevos puntos de vista y conceptos en tu trabajo. Ustedes tienen aquí en Colombia el vivo ejemplo de lo que hablo, porque son “el país de los mil ritmos” con más de 150 géneros con los cuales se hacen fusiones. El fruto está ahí. Por ejemplo la cumbia, la salsa y el vallenato, están declarados patrimonio

cultural inmaterial de la humanidad por la Unesco.

 

En mi caso, mi música tiene influencias de todo tipo y está inspirada en estos fenómenos musicales alucinantes, como el de Colombia y el de Cuba, mi tierra natal. Como inmigrante he tenido la oportunidad de vivirlos en carne propia en diferentes países y el haber sido adoptada por su bondad me ha ayudado a ampliar mi propuesta musical a niveles extraordinarios.

 

A: Una de sus canciones más recordadas es Chan Chan, de su álbum A Journey Through Cuban Music, el cual es una oda a todos los ritmos cubanos. ¿Cómo logró reivindicar estos sonidos que fueron, son y seguirán siendo la identidad musical de gran parte de los países latinoamericanos y que son expresados a través de diversos géneros?

 

AN: El Chan Chan es un Son cubano, típico de la zona rural y oriental de mi país, que fue rescatado hace más de 20 años por el proyecto que le dio la vuelta al mundo llamado Buena Vista Social Club.  Su compositor y uno de los principales exponentes del Buena Vista se llamó Compay Segundo, y se puede decir que el Chan Chan fue la obra que más trascendió de este proyecto. Por esa razón no podía faltar en mi álbum A Journey through Cuba Music que me hizo merecedora de un Grammy.

 

Como bien dices, nuestra música cubana está muy bien representada en este álbum que posee la gracia del son, cha cha cha, rumba, guaguancó, bolero, conga santiaguera filin, timba, por mencionar algunos de los ritmos cubanos que le han dado la vuelta al mundo

y han influenciado la música latinoamericana, el baile y el canto. Le agradezco a tantos grandes músicos cubanos que participaron en esta producción. Todos grandes maestros como Omara Portuondo, Gonzalo Rubalcaba, Chucho Valdés, Alexander Abreu, Samuel Formell, Pancho Amat, Los Muñequitos de Matanzas, Alexander Abreu, La Aragón, El Septeto Matancero y la Conga de los Hoyos, solo por mencionar algunos.

 

A: ¿Cuál es para usted el país latinoamericano que por excelencia puede representar la migración a través de la música?

 

AN: Categóricamente Cuba y Colombia son los dueños absolutos de este fenómeno, porque México – que tiene cantantes extraordinarios – arropa la buena música de todos y la cataloga con una delicadeza increíble. Además, la esparce muy bien en el mundo, pero los músicos cubanos y colombianos influencian todos los entornos donde han decidido hacer vida o emigrar. No abruptamente pero sí con cierta sutileza, mi música igualmente refleja estas influencias en mis canciones. Y en el caso de la música que hago para bailar, el tratamiento que le he dado a los metales en los arreglos musicales tienen

influencia de la música norteamericana y de la timba cubana. En la parte percusiva sientes en mis álbumes la presencia indiscutible de músicos colombianos, que le dan otro flavor (sabor) al track (canción) y así puedo absorber todas estas tendencias.

 

A: Existen críticas frente a géneros como el reggaetón, porque supuestamente han

desplazado a los ritmos tradicionales de la salsa, el son, la timba y el bolero. Pero en su música escuchamos fusiones modernas que no pierden el legado y cultivan los oídos de millones de personas. ¿Cómo lograr que futuras generaciones sigan

interesadas en estos ritmos que son la identidad de la música latina?

 

AN: Cada generación tiene su forma de expresarse a través de la música y las artes en general. No creo que un género mate a otro, pero sí creo en el tema generacional.

 

También considero que los medios difusores deben darle a las personas variedad musical y que sea la audiencia la que decida qué quiere escuchar.

 

Regresando a cómo las nuevas generaciones puedan seguir interesadas en los ritmos que son las raíces de nuestra música latinoamericana y los clásicos, te digo: primeramente difusión radial y difusión gubernamental. En Latinoamérica debemos de hacer lo que hacen los gobiernos europeos, que destinan fondos para festivales de verano y otoño en los que lo tradicional tiene un gran peso. Allí se cultivan y se nutren a los más jóvenes, creando una dualidad muy interesante, porque ellos pueden ir a bailar a una discoteca con Reguetón, pero también tienen entrenamiento intelectual para disfrutarse un festival de jazz o un concierto de sinfónico o uno de boleros etc.

 

De hecho en la mayoría de los aeropuertos europeos te encuentras pianos acústicos en las salas de embarque y rara vez los ves inactivos, pues los jóvenes interpretando o coqueteando con la buena música están utilizando estos instrumentos mientras esperan la salida de sus vuelos.

 

Créeme que todas las generaciones por venir, de una forma u otra, regresarán a la tradición y al buen gusto por la expresión que nutre al alma. No se puede vivir sin amor y dónde mejor para encontrarlo que en un bolero o una canción romántica; o en los genios del Romanticismo como Beethoven, Schubert o Berlioz. Estamos en el ajuste necesario de principios de siglo y en las artes se nota mucho más, por eso es deber absoluto de todos salvaguardar la buena música hasta que las aguas tomen su nivel.

 

A: En varias de sus interpretaciones de canciones de otros artistas de diversos géneros logra recuperar la esencia e identidad de lo que somos. Es en esa diferencia en la que empezamos a reconocer también el valor del otro. ¿Qué tan importante

es innovar y arriesgarse a crear ritmos que nos evoquen al pasado pero nos permitan vivir el presente?

 

AN: Sin quererlo ya tu contestaste esta pregunta. Para mí la clave está en la fusión y nuevas propuestas musicales, siempre respetando el origen como te había dicho antes. Hay que renovarse y al mismo tiempo no dejarse llevar por las fórmulas, porque la música se basa en formas no en fórmulas. Las fórmulas son parte del facilísimo y el mercantilismo, y para mí eso no es un legado respetable.

 

A: Usted dice en varias de sus canciones, especialmente del álbum como anillo al dedo que la música y la fiesta son un vehículo para escapar de esas malas noticias que nos rodean y nunca perder la felicidad que caracteriza al latino, sin importar su país de procedencia. ¿Su música es una forma de escapar de esas difíciles realidades que día a día viven millones de personas?

 

AN: Mi música es escape y reflejo de la realidad, puesto que el llamado escape siempre va a ser temporal. Trato de darle un refrigerio al que me escucha. Me gusta tener sentido del humor, cubanía, alegría, afro-latinidad y sabor, pero sin vulgaridades. Tampoco me gusta la ligereza en los arreglos. Me gusta trabajar cada tema desde todo punto de vista y saber que aunque esté poniendo a bailar a la gente también hay espacio para los entendidos en la materia.

 

La música ministra directamente al espíritu de las personas, y terminarás siendo lo que ves y escuchas. Eso se incorpora a tu ser, como maldición o bendición, según lo que decidas oír y ver. Yo quiero ser una bendición para los que me escuchan, sacarles una sonrisa, un movimiento de cintura o un suspiro y un romance. Yo prefiero ser un artista que deje un legado musical en este mundo y no un producto de la música que solo deje como legado la parte trivial y desorientada de la sociedad.

 

Eso es lo que busco y eso es lo que encontrarán en mi música las generaciones por venir.

Otros Artículos

El espíritu del Caribe

Consentir el cuerpo a través de los sonidos y sus frecuencias

Por una mejor calidad de vida de nuestros niños, niñas y adolescentes

Otras Noticias

“Es necesario fortalecer y mantener todas las vías de atención para impulsar la calidad educativa”

791 mil empresas y empleadores aportaron  recursos por 11.4 billones al Sistema de Compensación Familiar para 21.3 millones de afiliados y beneficiarios

Tengo un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *