Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Arte y cultura, patrimonio de un país

Categorías
El arte, esa forma de elevación del espíritu que distingue a los humanos de las demás especies, está amenazada en tiempos de Covid-19. Precisamente por la importancia que juega el arte y la cultura en nuestra sociedad, especialmente en tiempos de pandemia, promovimos la realización del conversatorio “La Cultura como herramienta de transformación social en tiempos de crisis” con la participación de Alejandra Borrero, actriz y directora de teatro, fundadora de la Corporación Casa Ensamble; Fabio Rubiano, dramaturgo, director y actor, fundador del Teatro Petra; Adriana Guillén, presidente Ejecutiva de Asocajas y David Escobar, director Administrativo de Comfama.

Para iniciar este espacio, Guillén aseguró que, para las cajas es muy importante hacer posible los derechos culturales en Colombia, tanto el derecho a la cultura que tiene que ver con los saberes ancestrales que heredamos de generación en generación, así como el derecho al acceso a este sector para gran parte de los colombianos.

Por su parte, el director de Comfama reveló que una de las cosas que más le emocionó al llegar a una de las tres Cajas de Compensación Familiar de Antioquia es precisamente el papel de las Cajas en el acceso a la cultura, en la movilización de expresiones artísticas, culturales e intelectuales y en la posibilidad de acercar la cultura y las artes a más personas de la clase trabajadora

Sin lugar a duda, esta crisis nos ha mostrado cuán vulnerable son las industrias creativas y esto incluso se vive en las Cajas, dado que, más de 17 mil personas no han podido desarrollar las actividades que tienen las entidades en materia de cultura.

Precisamente sobre la crisis y la importancia del arte y la cultura, Fabio Rubiano manifestó que “En un estado de crisis donde la gente no tenga qué comer y deban sobrevivir, seguramente saldrán a cazar, pero alrededor de la comida comenzaremos a contar historias, a cantar, a contar anécdotas, el teatro no es simplemente la obra, pintura, novela, poesía sino todo lo que hay alrededor y, sobre todo, su poder de convocatoria.”

Alejandra Borrero, por su parte aseguró que “El arte nos salva, es capaz de generar empatía, de darnos una visión del mundo, de ser un espejo de lo que somos como sociedad. Somos un país de víctimas, lleno de dolor, un país que sigue arrastrando sus cadenas, así que el arte nos libera. Cuando tratamos temas tan dolorosos como el abuso sexual o la violencia infantil, el arte es una herramienta maravillosa para hablar de estos dolores, transitarlos y generar un mejor país.”

Y es que el arte además de ser una herramienta de liberación, de generar empatía y darnos una visión del mundo, funciona como terapia, juega un papel fundamental en la salud mental y permite desarrollar un pensamiento crítico, porque nos da la capacidad de mirarnos a nosotros mismos, de hablarnos con la verdad y aceptar cosas, es un instrumento sanador, es un instrumento que hay que conocer, es un instrumento que permite romper ese miedo al ridículo y a no ser perfecto.

Borrero y Rubiano coinciden en que, sobre todo en estos momentos, el artista debe tener la filosofía del payaso que, así esté sufriendo por dentro, tiene que “hacer reír en la función de la noche”. El trabajo del artista es es divertir a la tropa, y no solo sobre temas banales o triviales, sino en la transmisión de mensajes y construcciones estéticas que puedan mantener el espíritu mental y el ánimo de la población.

En este espacio David Escobar aseguró que en algún momento de la historia separamos la educación de la cultura y preguntó a los invitados cómo desatar y sembrar la imaginación y creatividad, a lo cual Fabio Rubiano respondió: “Todo el mundo tiene una inmensa capacidad imaginativa, lo que necesitan es reglas, límites y caminos para desarrollar esa creatividad. Ponemos una regla mínima a cualquier persona e inmediatamente se desata la imaginación” mientras que Alejandra Borrero contó su experiencia con la escuela que tiene desde hace más de 10 años: “Hemos decidido romper con el trabajo escalonado. Nuestra escuela es un laboratorio y decidimos aprender haciendo, me parece la forma más difícil pero más rica de aprender, pero el hecho de romper las estructuras y tener diferentes tipos de compañeros, gente que tiene más sabiduría en cierto tema que yo, es increíble. Es increíble ver cómo todos tienen algo que aportar y cómo los niveles de creatividad se explotan con estos tipos de acercamiento. Desde niños de 6 hasta 20 años y todos aportan con diferentes temas.”

Finalmente, sobre el papel que cumplen las Cajas de Compensación Familiar en este sector, aseguran que las entidades son fundamentales en el acercamiento al público, quienes merecen estar y disfrutar del arte y todas sus expresiones. La circulación de obras y trabajos en Colombia es difícil porque en el país no existe una unión de ciudades para organizar giras, pero las Cajas que están distribuidas por todo el país tienen el músculo para llegar a todas partes”.

Tengo un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leer más sobre:

Las Cajas de Compensación Familiar redefinen el acceso a la vivienda en el país

El aporte de las Cajas de Compensación al Sistema Educativo de Colombia

Superintendencia del Subsidio Familiar fijó valor de cuota monetaria para 2024

Compartir:

Descubre más noticias