Un botín demasiado codiciado: los recursos del Sistema de Compensación Familiar

De afectarse los ingresos de las cajas de compensación familiar, por lo menos la mitad de ellas estarían condenadas a desaparecer.

Este año se han presentado al menos doce proyectos de ley que atentan directamente contra los recursos que los empleados destinan para el bienestar familias de los trabajadores colombianos, los cuales serían destinados a asuntos tan disímiles como el pago del seguro de vida para los vigilantes hasta el cubrimiento del período de pasantías de los futuros abogados.

Esta grave situación no sólo pondría en riesgo la existencia de múltiples programas que benefician directamente a los empleados de bajos recursos y de clase media, sino que también podría significar la desaparición de por lo menos la mitad de las actuales cajas de compensación familiar que administran esos recursos.

La advertencia fue hecha en el marco del 31 Congreso Nacional de Asocajas, que se realiza en Cartagena, por parte de la presidenta ejecutiva de la Asociación de Cajas de Compensación, Adriana Guillén Arango, al precisar que se ha vuelto costumbre de los gobiernos colgarles a estas obligaciones que, en principio, son del Estado.

Quince proyectos

Dijo que este año se han presentado 15 proyectos, uno de los cuales ya es ley de la República, mediante los cuales se distribuyen parte de los recaudos del 4 % que reciben las cajas con diferentes destinos. Por ejemplo, uno de ellos establece el pago con recursos del subsidio al desempleo el pago de las residencias médicas, otro determina que se cubra por esa vía el seguro de vida de los vigilantes lo que  debe estar en cabeza de las respectivas empresas, así mismo el pago de las prácticas de los abogados que están haciendo la judicatura, el impulso de los pescadores artesanales y comerciales, entre otros.

Además, otro proyecto de ley obligaría a destinar parte de los recursos del bienestar familiar para la atención de las personas afectadas por los desastres naturales, lo cual es obligación del Estado y de las entidades territoriales.

“Así tenemos muchos proyectos que nos empiezan a involucrar y decimos que está bien la iniciativa y que puede ser necesaria y loable, pero no con los recursos de las cajas de compensación familiar”, precisó la presidenta ejecutiva de Asocajas.

Canasta familiar

Agregó que una situación similar ocurre con el proyecto de ley que crea la prima a la canasta familiar, ante el propósito de muchos congresistas que pretenden pagarla con recursos de las cajas con el argumento que se dispone de $ 7 billones que no se están aplicando, lo cual no es verdad. “Todos los recursos que los empresarios trasladan a los trabajadores y que operan las cajas, tienen destinación específica y una ley que los regula”, explicó. Por esta vía, apuntó Guillén Arango, alrededor de las cajas se ha construido un andamiaje un andamiaje muy frágil, que es como el juego de piezas (jenga) que si se saca una pieza esa puede ser fundamental y llevar a que se caiga todo el andamiaje.

De tener éxito esta iniciativa, se irían a ese destino alrededor de $ 2.5 billones de los 4 puntos que recaudan las cajas, lo que implicaría la desaparición de casi la mitad de las cajas de compensación existentes. Para Guillén Arango esta es una situación demasiado riesgosa, puesto que estas entidades son las aliadas de los trabajadores y la clase media a los cuales se les ha llevado bienestar a lo largo de 65 años de existencia.

Con información de El Diario