El sueño de tener casa propia, una realidad forjada por empresas palmicultoras en Santander

Los habitantes de las regiones de Yarima y San Vicente de Chucurí se están beneficiado del proyecto urbanístico Villas de la Palma, un nuevo desarrollo de vivienda de interés social para los empleados y habitantes de las comunidades palmeras de esta zona del departamento de Santander.

Es así, como a través de la Fundación Fruto Social de la Palma y con la participación de Agroindustrias Villaclaudia, Palmeras de Yarima, Cajasan y Asocajas, se lograron conseguir los recursos económicos para darle luz verde a este proyecto que pretende entregar, en su fase final, 850 viviendas propias y dignas, con altos estándares de calidad. 

“Villas de la Palma nace como un necesario apéndice al proyecto de cultivo de palma de aceite que iniciamos hace 30 años; y nuestro propósito fundamental fue la generación de empleo en donde no lo había y, además, de calidad, en aras de mejorar las condiciones de vida de las personas que laboran y hacen parte de esta agroindustria. Todo lo que hacemos va dentro del eslogan: “Sembramos palma, cosechamos hogares”, señaló Germán Jaramillo Arellano, socio de Palmeras de Yarima y promotor de esta idea.

Jaramillo Arellano, indicó que próximamente se iniciarán otros proyectos similares en otras comunidades palmeras del Magdalena Medio santandereano, con la idea de dar acceso a vivienda nueva, mejoramientos y legalizaciones, según sea el caso, toda vez que el propósito del modelo es vincular a la agroindustria de la palma de aceite en este tipo de soluciones.

Con información de Fernoticias – imagen tomada de ElFrente