Economía Naranja genera bienestar y desarrollo social

Expertos, líderes y gestores culturales se reunieron en el panel Crear para el BienEstar del 31 Congreso Nacional de Cajas de Compensación para conversar sobre la música, danza, identidad y ciudad, temáticas que han comenzado a cobrar mayor relevancia en la economía global teniendo en cuenta no solo su aporte al bienestar, sino las oportunidades de desarrollo que existen a su alrededor.

En este espacio moderado por el periodista Juan Gossaín, participaron Trinidad Zaldívar Peralta, jefa de la División Asuntos Culturales, Solidaridad y Creatividad del Banco Interamericano de Desarrollo, BID; la cantante de música folclórica, Totó la Momposina; Álvaro Restrepo, del Colegio del Cuerpo de Cartagena; Andrea Buenaventura, directora de Fundación Delirio; Maria Paz Gaviria Muñoz, gerente de Plataformas Comerciales y Culturales, Cámara de Comercio de Bogotá; y Ramiro Eduardo Osorio, director del Teatro Julio Mario Santo Domingo de Bogotá.

Al iniciar el panel, Trinidad Zaldívar hizo un llamado al sector público para garantizar la gobernanza y legitimidad a las industrias creativas. Según la delegada del BID, en Colombia el 56% de las empresas creativas fracasan en los primeros 2 años de vida, aunque el país tiene un desempeño por encima que otros en América Latina. “No es suficiente el crecimiento del PIB per cápita para crear bienestar. El empleo es clave y los empleos relacionados con la Economía Naranja producen más satisfacción”, manifestó.

Por su parte, María Paz Gaviria, de la Cámara de Comercio de Bogotá, destacó que las Cajas de Compensación Familiar “son fundamentales para contribuir en la cultura y en la consolidación de la clase media” a través de procesos, las actividades y la formación cultural ayuda a mejorar la calidad de vida de los ciudadanos generando procesos de identidad.

Este conversatorio también estuvo acompañado de muestras en vivo a cargo de Totó la Momposina, la Compañía profesional del Colegio del Cuerpo y el Show Delirio de Cali.

La directora de Delirio, Andrea Buenaventura, presentó a Viviana Vargas, campeona mundial de salsa, y su parejo, quienes mostraron cómo el baile va más allá de un espectáculo y se convierte en una herramienta para nuevas oportunidades de avance y desarrollo. 

Para la directora de este show, la cultura es un bien colectivo y derecho de todos, el cual también se debe convertir en “eje fundamental para la reconciliación, ser una pista tapizada para lograr la paz y la reconciliación en Colombia”.

En este espacio, Álvaro Restrepo, director de Colegio del Cuerpo Cartagena, también habló de danza, identidad y ciudad a través de la presentación de poesía coreográfica a cargo de los bailarines de esta compañía. “El deporte ofrece ejercicio, desafío, sociabilidad, recreación, carrera, terapia, auto descubrimiento y autotrascendencia. La danza sirve para estos fines y además florece en el vasto universo del arte”, puntualizó.