Cajas de Compensación Familiar, círculo virtuoso de la economía colombiana

Cajas de Compensación Familiar, círculo virtuoso de la economía colombiana

Domingo, Septiembre 30, 2018

Diversos escenarios sociales, económicos y políticos han creado lo que hoy conocemos como Cajas de Compensación Familiar, CCF, un esfuerzo a gran escala del sector empresarial que ha permitido construir un país con más y mejores oportunidades.

Por: Adriana María Guillen A. Presidente ejecutiva, Asociación Nacional de Cajas de Compensación Familiar Asocajas

Algunos sectores han cuestionado este aporte como un costo laboral, pero, ¿dónde queda la evaluación de la eficiencia del Sistema ysu impacto en la promociónde un país más equitativo?. Más allá de lo que representa el 4% de la nómina para los empleadores, es hora de poner la lupa en una herramienta que protege a los trabajadores y, a la vez, promueve distribución de la riqueza, incentiva el consumo y la productividad- Veamos cómo las Cajas son protección social integral, un círculo virtuoso de bienestar económico y social.

1. Los empleadores crean el aporte como un apoyo a las cargas familiares, donde las Cajas de Compensación surgen como garantía de eficiencia y transparencia en la administración de los recursos, garantía que aún se mantiene.

2. Las Cajas focalizan sus servicios en los trabajadores colombianos con ingresos inferiores a 4 SMMLV y extiende sus servicios al núcleo familiar.

3. Al ser una herramienta de compensación en dos vías -desde los empresarios a los trabajadores y de los trabajadores con ingresos altos a los trabajadores con menores ingresos- el Mecanismo de las Cajas brechas sociales, al garantizar la distribución de la riqueza y, por ende, la consolidación de la clase media colombiana.

4. Al promover el surgimiento de la clase media colombiana, se incentiva la formalidad laboral, que redunda enprotección social.

5. La clase media sostiene el consumo y la productividad del país, por ende, hay un retorno al sector empresarial, que es donde se origina el aporte.

Cerca de 28 millones de colombianos se ven beneficiados por los servicios de las Cajas de Compensación, a través de auxilios monetarios, acceso a programas de educación, recreación y turismo, así como el apoyo en la adquisición de vivienda propia. Esto sin mencionar, el impacto en la administración de proyectos públicos, la red extensa de bibliotecas, las opciones de crédito, la formación para el trabajo, la protección frente al desempleo, la cobertura en salud del país, entre otros frentes desde los que trabaja el Sistema diaria y arduamente. Si hacemos zoom en algunos de estos servicios podemos observar cómo al proteger socialmente un grupo poblacional se impacta positivamente la economía.

 

Vivienda

La vivienda es un bien que permite transformar realidades económicas y sociales, por eso es un soporte fundamental en el desarrollo del país, al representar una proporción significativa de la riqueza y el consumo de las familias.

Las Cajas, al ser un actor clave de este sector, dinamizan los territorios aportando, además de recursos financieros, su experticia en el manejo de programas de vivienda en las áreas urbanas que, sumado a sus capacidades instaladas y cercanía con la población, permite generar resultados positivos en la promoción de vida en comunidad, complementariedad de servicios, construcción de capital social y un mejor uso de las Viviendas adjudicadas.

Educación

Seguras de la relación entre la escolarización y el desarrollo de proyectos de vida, las Cajas prestan servicios educativos en todos los niveles: desde programas para la primera infancia, estudios superiores, hasta educación para el trabajo y el desarrollo humano.
En términos del Banco Mundial "la escolarización produce un aumento de los ingresos entre un 6% y un 12% lo por cada año de educación. El valor de la educación no se limita a esos logros, sino que abarca otros beneficios, las personas educadas gozan de mejor salud y participan más activamente en la vida ciudadana, y sus familias llegan a ser más sanas y mejor educadas"

Formalización laboral

El desempeño del mercado laboral es fundamental para incrementar la competitividad y productividad de las empresas y el bienestar de los ciudadanos. Por esto, el Mecanismo de Protección al Cesante de las Cajas fue concebido como un Sistema que articula políticas activas y pasivas de empleabilidad, y las integra, bajo un mismo esquema con el fin de mitigar los efectos del desempleo que enfrentan los trabajadores y facilitar la reinserción en el mercado laboral con condiciones de dignidad, mejoramiento de la calidad de vida, permanencia y formalización.

Salud

Las Cajas son pioneras en el sector salud. Antes de la Ley 100 ya prestaban servicios de salud complementarios a lo que el Instituto de Seguros Sociales no cubría, pues este solo se dirigía al trabajador y no a su grupo familiar. Es así como se desarrolla una importante red reconocida por su alta calidad, avalada por la encuesta que realiza el Ministerio de Salud desde el 2013. Hoy 27 Cajas participan activamente en el sector salud: 23 en Instituciones Prestadoras de Salud (IPS), 11 programas de EPS y 7 con aportes como socias de Entidades Promotoras de Salud (EPS).

Turismo

Desde las Cajas de Compensación Familiar se ha impulsado innovadoramente el turismo social, ya que no solo facilitan el acceso a servicios turísticos a una población con menores recursos, sino que desarrollan mecanismos que promueven la sostenibilidad, la solidaridad y la responsabilidad social, involucrando a las comunidades rurales con empoderamiento frente a su propio desarrollo.

El turismo social constituye una de las mejores esperanzas económicas, sociales y culturales en países en desarrollo porque promueve el crecimiento económico, participando el desarrollo local y regional. Sin duda, las Cajas de Compensación, más allá de ser administradoras de subsidios familiares, son el mejor canal para que millones de colombianos desarrollen sus fortalezas y capacidades esenciales para el desarrollo humano. La magnitud y el impacto de las Cajas de Compensación Familiar confirma que la existencia por más de seis décadas de estas entidades se debe a su probada e incuestionable eficiencia y su rentabilidad no es igualada por ningún otro modelo social, porque existe una sinergia fundamental y profunda entre la producción de ganancias y la contención de problemas sociales. 

Cerca de 28 millones de colombianos se ven beneficiados por los servicios de las CCF a través de auxilios monetarios, acceso a programas de educación, recreación y turismo, así como el apoyo en la adquisición de vivienda propia. 

 

Información tomada de especial de Cajas de Compensación Familiar publicado por El Tiempo el domingo 30 de septiembre de 2018

Foto cortesía de Comfama